Un 2015 entre fantasía y realidad. El arte de Arthur Tress

El nuevo calendario de Fassi lleva la firma de uno de los fotógrafos más famosos del mundo. Directamente desde Brooklyn, Tress cuenta lo que se esconde tras 12 meses de imágenes únicas.

Ha jugado con las grúas como un niño juega con sus juguetes preferidos y ha conseguido vestir estas enormes máquinas con un lenguaje casi poético y fantástico. Arthur Tress es un fotógrafo de fama mundial y precisamente por su forma única de “jugar” con las imágenes ha sido elegido por Fassi para ilustrar el nuevo calendario de 2015 de la empresa. Como él mismo cuenta en la entrevista, el objetivo de su arte y de sus fotografías es el de mezclar la realidad con la fantasía creando auténticos teatros en los que cada objeto y cada personaje desempeñan una función a caballo entre los dos mundos. Y por ello, gracias a su maestría, una “simple” grúa hace volver a quien la mira a los momentos más hermosos de su infancia.


El significado del concepto de grúa ha sido reproducido gracias a una miniatura a escala. ¿Ha tenido problemas a la hora de combinar el realismo de la acción de las grúas con el valor simbólico dadas las dimensiones de la miniatura?
Pedí utilizar las miniaturas a escala porque ello me permitiría “jugar” con mis ideas. Me sentí de nuevo como un niño que juega con sus camiones, pensando en ellos como algo real y no como simples juguetes. Yo no conozco ni utilizo “Photoshop”, por lo que las imágenes no han sido retocadas. Prácticamente cada idea ha sido fabricada a “mano” y proyectada en el mundo real.
Utilicé un viejo estilo de encuadre ampliado que permite crear una pequeña naturaleza muerta en un estudio. Todos los objetos se han utilizado como si fueran pequeñas esculturas y he estado muy atento con mis composiciones para aportar a las imágenes un toque de calidad barroca vertiginosa de líneas y colores para atraer a quienes se fijan en los detalles de cada una de las imágenes.
El objetivo ha sido el de crear un calendario de bajo nivel tecnológico porque personalmente no conozco ninguna otra forma de hacer las cosas, y esto aporta un toque naif si se compara con las tradicionales producciones de “manchas de petróleo” de los fotógrafos empresariales.
Todas las fotos están iluminadas solo con la luz natural de la ventana que entra por el lado derecho y por una sola lamparita posicionada en el lado izquierdo. Utilizando las miniaturas como si fueran juguetes he podido jugar contrastándolas con otros objetos grandes o pequeños, creando a veces una sensación surreal de fantasía.
En mi universo mental personal he jugado con estos pequeños camiones como si fueran reales. Los trataba como si fueran queridos amigos a los que iba a ver todas las mañanas y los metía en la cama todas las noches, exactamente igual que hace un niño con sus juguetes preferidos.

Normalmente es muy difícil hacer que la imagen de una grúa sea emocionante porque para nosotros es simplemente una herramienta de trabajo. ¿Cómo ha superado esta barrera en su trabajo?
En mi mundo no veo mucho la diferencia entre las cosas “mecánicas” y las “biológicas”. De hecho, ambas están llenas de energía vital, nacen y se pueden derribar y decaer. La grúa es algo parecido a lo que se encuentra en la naturaleza, hablo, por ejemplo, de una jirafa de cuello alto, de una mano potente o de la delicada zarpa del gato.
Pero puede ser también como el arco de un violinista, la caña de un pescador o la pistola de rayos de un hombre del espacio. Son cientos las metáforas que se pueden encontrar si conseguimos ver la grúa desde un punto de vista poético, utilizando su única acción de movimiento, elevación y transporte.

Ha trabajado con miniaturas de grúas por motivos obvios de espacio y de organización del trabajo. Las miniaturas de las grúas son una representación de las grúas de Fassi. ¿Ha tenido alguna vez la tentación de trabajar con una grúa de verdad antes de iniciar este trabajo para Fassi?
Sí, hace unos años, en 2008, me pidieron que realizara algunas imágenes para el calendario de Fassi y pensé que sería una gran idea. Cuando estaba en Pittsburgh, unos meses después, encontré unas obras en las que estaban utilizando las grúas de Fassi. Cogí mi cámara de fotos Hasselblad en blanco y negro, el carrete con película fotográfica tri-x formato 120 y tiré algunas fotos. Salieron muy bien pero al fin y al cabo eran imágenes que se podía utilizar para un informe anual y que cualquier otro fotógrafo profesional podría haber hecho. Por tanto, rechacé aquella propuesta ya que, para ese tipo de imágenes, no era necesario llamarme a mí.
En cambio, cuando estaba trabajando con esta nueva serie de “naturalezas muertas” recuperé esos archivos, los transformé en dos pequeñas impresiones de 6x6 pulgadas, una con tonos rojos y la otra con azules y las añadí en la composición donde se ve una grúa en movimiento que realiza un trabajo real en el mundo real, para enfatizar la gran capacidad de elevación de la grúa Fassi.
En las 6 naturalezas muertas he intentado incluir una foto instantánea de la llamada realidad. Algunas son las efectivas de mi familia, mi hermano y su mujer el día de su boda y con sus hijos, el gato más grande de mi hermana u objetos que haya comprado en algún mercado por 50 céntimos. Pensé que estas fotos vernáculas podrían llevar las naturalezas muertas a la vida real y mostrar que el mundo de la fantasía fabricada y de la fotografía documental están muy cerca, algo así como mezclar la fantasía y la realidad en una comedia de Pirandello o en la historia de Pinocho, donde la marioneta de madera al final se convierte en un niño real. Juego siempre con la realidad preguntándome qué es, así nuestras mentes cerradas se sacuden un poquito.

¿Es cierto que el trabajo para Fassi es su primera experiencia con una cámara de fotos digital? ¿Ha sido el inicio de un cambio o es solo una excepción?
Sí, gané una cámara de fotos digital de muy alta calidad en un concurso online con motivo de la publicación de mi libro “Barcellona Unfold”. Durante cuatro años esa cámara de fotos ha estado guardada en el armario. Pensando en el proyecto de Fassi me convencí de que sería la mejor elección, se necesitaba color y con ella habría obtenido el efecto deseado.
Encontrar el color adecuado ha sido siempre una tarea difícil y ardua utilizando una película normal mientras que con las cámaras de fotos digitales parece más fácil regular las gradaciones de color, la mezcla de la sombra azulada interna y la luz del sol que procede del exterior.
Además, se pueden hacer muchas fotos y cambiar la imagen mientras se va hacia delante, para después poder ver el resultado inmediatamente. Leí el manual de instrucciones y me pareció bastante fácil. Me bastó una sola noche para formarme. Las veces que he tenido algún problema al cargarlas en el ordenador, he llamado a un fotógrafo profesional, amigo, que me ha recomendado comprar un lector de tarjetas y lo he hecho. He pensado siempre que cada uno de nosotros, si quiere, puede enseñarse a uno mismo muchas de las cosas que hay en este mundo.
Cuando vi las primeras imágenes digitales me sorprendí gratamente por su calidad, me di una palmadita en la espalda y me dije “buen trabajo”.
Seguramente volveré a utilizar mi cámara digital para otros proyectos.
Sin embargo en este momento sigo usando mi querida antigua Hasselbald en blanco y negro porque me había acostumbrado a ella.
Además me gusta la sensación de tener entre las manos un auténtico negativo, uno de los que sé que durará más de 50 años. (todavía tengo los negativos que usaba en el colegio en 1956).
Les he preguntado a otros fotógrafos dónde tienen sus fotografías digitales. Me han respondido vagamente diciendo que en “cloud”, “dvd”, “discos duros externos”, etc., y mostrando una cierta actualización tecnológica, cosas que a mí no me parecen muy divertidas.

Nosotros utilizamos hace tiempo la imagen de una hormiga para una campaña publicitaria. La eficiencia de este insecto es equiparable a la capacidad de elevación de nuestras grúas. Ambas elevan 10 veces su peso. ¿Por qué ha pensado en las abejas?
Por dos motivos. El primero porque, al igual que las hormigas, hacen algo insólito, que no se ve fácilmente. Pueden volar rápidamente por el aire y por las flores aunque sus cuerpos son proporcionalmente más grandes que sus pequeñas alas, al igual que una grúa Fassi compacta puede tener una gran flexibilidad desplazándose a la derecha o a la izquierda.
El segundo motivo hace referencia al hecho de que las abejas hoy están en peligro y corren el riesgo de desaparecer a pesar de que son extramente importantes para la supervivencia de la vida agrícola y de los seres humanos gracias a la función que desempeñan en la polinización, en la que hacen danzas complicadas y complejas. Además presentan una estructura muy parecida a la de una grúa Fassi que puede moverse lateralmente, hacia arriba o hacia abajo con gran precisión, utilizando la logística del ordenador.

La cara de la luna no es un elemento nuevo en su trabajo.  ¿Cuál es el significado de la combinación hecha con la grúa?
La Luna para mí representa la continua repetición de los ciclos de cambio y de retorno.
El camión Fassi está llevando la luna como si, atravesando el cielo, mostrara su función universal.
La serie de cuatro retratos, tomados en cuatro fases distintas de su vida, muestra a la misma persona; primero en la piel de una joven optimista y después en la de una mujer consciente y con más experiencia, e indica también el tiempo que ha pasado.
Dado que se trata de un calendario para el 50.° aniversario, las fotos se han hecho para indicar las distintas fases y la evolución de la empresa Fassi, cómo ha ido evolucionando y el medio siglo de construcciones de grúas cada vez mejores.

Con la película “Transformer” Hollywood ha dado una imagen de las máquinas como robots de acero a los que hay que temer, ¿ha sido difícil para usted superar este lugar común?
No veo los robots como una amenaza. Creo que pueden ser muy útiles en medicina, en el sector manufacturero y en otros ámbitos. Cuando leí todos los componentes tecnológicos de Fassi, las techno chips, los radiocontroles remotos, las funciones para los teléfonos, pensé en lo mucho que la empresa se posicionaba a la vanguardia al frente de la investigación, para hacer que las gigantescas grúas sean cada vez mejores, más fuertes y más seguras, a través de aplicaciones digitales cada vez más avanzadas.
Podemos ver la grúa Fassi como si fuera un enorme brazo mecánico de elevación que se está convirtiendo en más fuerte gracias a la tecnología robótica que le permite moverse cada vez mejor y con más precisión, hasta convertirse en un objeto fascinante y un modelo de belleza que se debe observar en acción.



QUIÉN ES ARTHUR TRESS 

Tress es famoso por su arte de fotografiar en una modalidad de “realismo mágico” que combina elementos de la vida real con la puesta en escena de la fantasía. Un arte que se ha convertido en su marca de fábrica.
Este enfoque se presentó en sus primeros libros “Dream Collector”, “Shadow”, “Theater of the mind” y en una colección reciente de fantasía homoerótica, “Male of the Species”.
A mitad de los años ochenta, Tress comenzó a realizar una serie de naturalezas muertas que se publicaron posteriormente con el nombre de “Tea Pot Opera” y “Finish Tank Sonata”. Tress ha expuesto numerosas veces, comenzando por su primera exposición personal en el Instituto Smithzonian – “Appalachia People and Places” en 1967 hasta llegar a “Fantastic Voyage”, su exposición reciente de los 50 años de retrospectiva en la Galería de Arte Corcoran.



COLECCIONES

Museum of Modern Art, Nueva York
Metropolitan Museum of Art,
Nueva York
International Museum of Photography,
George Eastman House, Rochester, Nueva York
Centre for Contemporary Photography,
Chicago, Illinois
Bibliotheque Nationale,
París
Stedelijk Museum,
Ámsterdam
Los Angeles County Museum of Art,
Los Ángeles
Museum of Fine Art,
Houston, Texas
Whitney Museum of Art,
Nueva York
Museum of Modern Art,
San Francisco
The Gallery Paci contemporary (Brescia)
ha albergado en los últimos dos años exposiciones de Arthur Tress: “Dietro l'immagine” en 2007 y “The Visionary” en septiembre de 2010 donde se han expuesto algunos de sus trabajos más famosos como “Open Space in the Inner City”, “Dream Collector” y “Shadow”.

Fassi Gru S.p.A. - Fabricante de grúas articuladas desde 1965

Fassi Gru es líder de mercado entre los productores italianos. Su gama de productos y el número de ventas de grúa ganan la empresa una posición entre los mejores fabricantes mundiales de grúas hidráulicas.

La potencia de producción es de aproximadamente 12.000 grúas al año. Toda la gama se exporta y se distribuye en todo el mundo para conseguir así una distribución rápida y amplia. De Canadá a Francia y del Reino Unido a Australia, la profesionalidad de Fassi se fija el objetivo de satisfacer las distintas necesidades del mercado, a menudo relacionadas con las especificas condiciones geográficas y económicas de cada país.

Este sitio utiliza cookies, incluso de terceros, para ofrecerle una experiencia de navegación optimizada y que se ajuste a sus preferencias. Al continuar navegando o al hacer clic en cualquier parte de la página su uso. Si desea más información o quiere rechazar todas o algunas cookies, haga clic aquí.